domingo, 3 de abril de 2011

¿Diezmo Obligatorio u Ofrendante Alegre? Parte 1

Estimados:

Bueno le es a los "maestros" de hoy que las personas crean los mandamientos de la ley y vuelvan a ser esclavos de temor por obligaciones.

De esta manera logran llenar más sus cuentas bancarias y empobrecer más y más a los adeptos, que jamás recibiran bendición alguna de Dios por practicar tales cosas.

Predican la ley sin verdad, ellos están bajo maldición y pasan la maldición a todos los que lo siguen, hágale una pregunta a su "Pastor" si les enseña que usted es maldito o ladrón por no dar el diezmo; que es la siguiente. ¿ Usted da el diezmo del diezmo? Ya que si ellos a usted le enseñan que debe darlo obligatoriamente para no ser maldito, entonces deben saber y cumplir que los sacerdotes en el pasado debían dar de todo el diezmo recibido de Israel en ofrenda el diezmo de ese diezmo a Dios.

Estoy seguro que ninguno lo hace. Por favor no se dejen engañar.

Pero pasa tal cual lo denunció Jesus de los fariseos legalistas, que imponen leyes a los hombres y ellos ni con un dedo quieren moverlas, fuimos llamados a libertad en amor sincero a Dios, no a esclavitud de preceptos y mandamientos para vivir con temor.

No pierdan las verdaderas bendiciones de Dios en todos los sentidos.

Vemos en el NT como los verdaderos apóstoles pasaron muchas necesidades y como en muchas ocasiones trabajaron con sus propias manos para sustentarse, si ellos predicaron sobr e el diezmo obligatorio no hubiesen pasado necesidades muchas veces, porque tendrían sus ingresos asegurados, el mismo Apóstol Pablo relata como en una ocasión las iglesias no quisieron participar en la razón de dar y recibir con él, pero en ningún momento los llama de malditos o ladrones.

" Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación. Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos; pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades. No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta"(Filipenses 4:14-17).

Lo que contrasta con los "pastores" de hoy, son todos multimillonarios a base de despojar a otros y de obligar a dar el diezmo amenazando a sus feligreses con maldición y con el devorador.

Quiero compartir una ves más respecto al dar para los CRISTIANOS.

¿El diezmo "obligatorio"?
Al hablar sobre el diezmo, no estoy hablando simplemente sobre el "Dar". El dar en sí mismo es algo maravilloso - especialmente cuando sucede de corazón. No estoy contra esto en absoluto. Pero me refiero aquí particularmente al diezmo "obligatorio" que se predica con tanta frecuencia en las "iglesias" actuales. La palabra "diezmo" significa literalmente "la décima parte". Y hoy se utiliza como una ley en muchas "iglesias", para obligar a los cristianos a dar la décima parte de sus ingresos a la "iglesia" respectiva. A muchos se les dice que están "robando a Dios" si no dan por lo menos este monto a la institución a la que asisten cada domingo.
¿Pero es el diezmo una práctica del Nuevo Testamento? ¿Es realmente algo para cristianos, o es parte del Antiguo Pacto? ¿Realmente hay una ley vigente que declara que todos los cristianos tienen que dar diez por ciento? ¿O se supone que seamos "dadores alegres" - simplemente dando lo que Dios puso en nuestros corazones?
Ud. estará sorprendido al enterarse de cuán pocas veces se menciona la palabra "diezmo" en el Nuevo Testamento. De hecho, no existe ninguna referencia Bíblica que diga a un CRISTIANO dar el diezmo. Existe una referencia del Nuevo Testamento que dice a los FARISEOS que diezmen. Pero en todas las cartas de los apóstoles a la iglesia, ellos nunca dicen que esto es para los cristianos. Y en el libro entero de Hechos (una historia de los primeros 30 años de la iglesia), no se menciona el diezmo NI UNA SOLA VEZ. Tenemos una multitud de ejemplos de personas que dieron ofrendas "de corazón", pero NO SE MENCIONA el diezmo. ¿No es esto interesante?
Sin embargo, la gente cita a menudo las palabras de Jesús a los fariseos, como si esto diría a los CRISTIANOS que sigan diezmando. Pero no dice esto. Jesús dijo: "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello." (Mat.23:23)
Note que Jesús se refiere a estas cosas como "asuntos de la ley". Esto es lo que son. Son asuntos de la Ley del Antiguo Testamento - no son parte del Nuevo Pacto para cristianos. Y note a quiénes habló Jesús. El habló a JUDÍOS SUJETOS A LA LEY que estaban todavía bajo el ANTIGUO PACTO. (El Nuevo Pacto no empezó hasta que Jesús muriera y resucitara.) Entonces lo que Jesús dijo fue correcto - PARA ELLOS. Pero no para nosotros - y no para hoy.
Sin embargo, los proponentes del diezmo se agarran de la frase: "Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello" - ¡porque esta es la ÜNICA Escritura que ellos tienen en todo el Nuevo Testamento que aun difusamente propone diezmar! ¡Y sin embargo, está dirigida a los fariseos! Y declara claramente que el diezmo es un asunto "de la ley".
El Nuevo Testamente enseña claramente: "No estáis bajo la ley, sino bajo la gracia" (Rom.6:14). "Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley." (Gál.5:18)
El único otro pasaje del Nuevo Testamento que menciona el diezmo, subraya este mismo punto. Al inicio de Hebreos 7 hay un pasaje que se refiere al diezmo en el Antiguo Testamento. Dice claramente que el diezmo es parte de la Ley Antigua que los levitas tomaban de Israel por mandamiento según la LEY los diezmos (v.5). Después sigue diciendo: "Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia (pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios." (Hebr.7:18-19).
El punto que se hace aquí es que el Antiguo Pacto fue un pacto de "mandamientos" (como el de ESTAR OBLIGADO a diezmar), pero el Nuevo Pacto es un pacto del CORAZÓN. Y nosotros debemos dar desde un corazón rebosando del amor de Dios - ¡no porque fuéramos "obligados" a dar una décima parte! La Ley Antigua pasó. Nosotros vivimos hoy bajo un Nuevo Pacto. Para un CRISTIANO verdadero le es indiferente lo que quiera dar si lo hace de todo corazón a Dios, no existen más las ofrendas estipuladas para cada situación y con diversos nombres.

El mismo Pablo afirma:

"Por tanto, tuve por necesario exhortar a los hermanos que fuesen primero a vosotros y preparasen primero vuestra generosidad antes prometida, para que esté lista como de generosidad, y no como de exigencia nuestra" (2Corintios 9:5).

Nada en la Iglesia del Señor se hacía por obligación, ni los Apóstoles manipulaban ni amenzaban a los cristianos para obligarlos a dar de sus ingresos el %10, sino que les enseñaban lo maravlloso de ser un Ofrendante que da de corazón por su propia vuçoluntad, porque Dios mismo se encarga de hacernos verdaderos ofrendantes, pero hoy muchos falsos maestros andan por el mundo ofendiendo, debilitando y haciendo perder a muchas almas por sus mentirosas exigencias, los mantienen esclavos en el miedo y aseguran así todos los meses sus suculenetos ingresos, mcuhas personas de estas falsas iglesias hacen todo más por temor a las maldicones que lanzan sus "pastores" que por ser llenas del Espíritu que los guía a dar de todo el corazón.

En este punto, los defensores del diezmo normalmente empiezan a usar otro argumento - que "el diezmo existía antes de la Ley". Ellos usan el ejemplo de Abraham y Melquisedec (Gén.14:18-20). Por tanto, dicen ellos, sigue vigente hoy.
Tengo una pregunta sencilla aquí: ¿Abraham dio el diezmo por mandamiento? O de Corazón? ¿ No se ve más bien en Abraham un prototipo de un dador alegre? ¿ Que de un dador obligado?

¿Cómo debemos entonces dar?
Hoy, cuando se trata del dar, a menudo se nos predica de Malaquías 3 en el Antiguo Testamento, que dice a los judíos "traer el diezmo completo al alfolí", y les dice que estaban "robando a Dios" y que estaban "malditos" cuando no lo hicieron (Mal.3:8-10).
A muchos "predicadores" les gusta igualar el "alfolí" con su propia "iglesia" (!!), para que puedan aplicar estas Escrituras a ellos mismos. Pero la realidad es muy diferente. "El 'alfolí' de Malaquías no tiene ninguna similitud con la estructura de la "iglesia" de hoy. El alfolí no fue ningún lugar de reuniones, ni un lugar de adoración. Fue simplemente un almacén para los productos diezmados, que desde allí fueron repartidos a los levitas que no tenían herencia, y también a las viudas, los extranjeros y los huérfanos."
Y cuando vamos al libro de Hechos, encontramos que realmente LA MAYOR PARTE DEL DINERO que ingresó, fue dado para alimentar y vestir a los pobres y las viudas. De hecho, fue una práctica común para los cristianos, vender todo lo que les sobraba y poner el dinero a los pies de los apóstoles, para distribuirlo a los pobres. (Vea Hechos 4:32-37). ¡Qué amor demostraron ellos! Y este fue un verdadero dar "del corazón", no por alguna "ley" que les imponía un monto a dar.
Hay también mucho apoyo en el Nuevo Testamento para el dar a aquellos que ministran el Evangelio. (1 Cor.9:13-14, 1 Tim.5:17, etc.) Pero hay un énfasis más fuerte en el dar a las viudas y los huérfanos.
Dios quiere de nosotros, que nos dejemos guiar por el Espíritu Santo en nuestro dar.

En la Iglesia verdadera del Señor, existen verdaderos cristianos que son Ofrendantes alegres, que dan con toda voluntad y no por imposición, porque en ellos mora el mismo Espíritu que habitaba en David y aquel pueblo.

"Después dijo el rey David a toda la asamblea: Solamente a Salomón mi hijo ha elegido Dios; él es joven y tierno de edad, y la obra grande; porque la casa no es para hombre, sino para Jehová Dios. Yo con todas mis fuerzas he preparado para la casa de mi Dios, oro para las cosas de oro, plata para las cosas de plata, bronce para las de bronce, hierro para las de hierro, y madera para las de madera; y piedras de ónice, piedras preciosas, piedras negras, piedras de diversos colores, y toda clase de piedras preciosas, y piedras de mármol en abundancia. Además de esto, por cuanto tengo mi afecto en la casa de mi Dios, yo guardo en mi tesoro particular oro y plata que, además de todas las cosas que he preparado para la casa del santuario, he dado para la casa de mi Dios: tres mil talentos de oro, de oro de Ofir, y siete mil talentos de plata refinada para cubrir las paredes de las casas; oro, pues, para las cosas de oro, y plata para las cosas de plata, y para toda la obra de las manos de los artífices. ¿Y quién quiere hacer hoy ofrenda voluntaria a Jehová?

Entonces los jefes de familia, y los príncipes de las tribus de Israel, jefes de millares y de centenas, con los administradores de la hacienda del rey, ofrecieron voluntariamente. Y dieron para el servicio de la casa de Dios cinco mil talentos y diez mil dracmas de oro, diez mil talentos de plata, dieciocho mil talentos de bronce, y cinco mil talentos de hierro. Y todo el que tenía piedras preciosas las dio para el tesoro de la casa de Jehová, en mano de Jehiel gersonita. Y se alegró el pueblo por haber contribuido voluntariamente; porque de todo corazón ofrecieron a Jehová voluntariamente.

Asimismo se alegró mucho el rey David, y bendijo a Jehová delante de toda la congregación; y dijo David: Bendito seas tú, oh Jehová, Dios de Israel nuestro padre, desde el siglo y hasta el siglo. Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos. Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el hacer grande y el dar poder a todos. Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre.

Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos. Porque nosotros, extranjeros y advenedizos somos delante de ti, como todos nuestros padres; y nuestros días sobre la tierra, cual sombra que no dura. Oh Jehová Dios nuestro, toda esta abundancia que hemos preparado para edificar casa a tu santo nombre, de tu mano es, y todo es tuyo. Yo sé, Dios mío, que tú escudriñas los corazones, y que la rectitud te agrada; por eso yo con rectitud de mi corazón voluntariamente te he ofrecido todo esto, y ahora he visto con alegría que tu pueblo, reunido aquí ahora, ha dado para ti espontáneamente. Jehová, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel nuestros padres, conserva perpetuamente esta voluntad del corazón de tu pueblo, y encamina su corazón a ti"(1Crónica 29:1-18).

Para concluir quiero que quede claro que no estoy en contra de que se de ofrenda a la verdadera Iglesia del Señor que lleva su Palabra tal cual es para alimentar espiritualmente a las almas que Dios les ha confiado, pero si estoy en contra de aquellos que dan comida adulterada y con todo sinismo le sacan todo al pueblo, no duermen pensando en "campañas", "visiones", "revelaciones", para lograr la mayor cantidad de dinero posible. También resistimos a aquellos pastores que enseñan el pasaje de Malaquías para afirmar su doctrina del diezmo obligatorio, infundiendo temor en las personas y sometiéndolas a una esclavitud terrible.

Exhortamos a todos los que escuchan en su iglesia tal enseñanza que se aparten, porque no proviene de Dios.

Que siempre el Señor conserve esta voluntad de dar de corazón como aquel pueblo del Rey David en sus verdaderos hijos porque :

".... Dios ama al dador alegre" (2Corintios 9:7)

Dios los bendiga.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No seas sin verguenza y empeza pagar tu diezmo. Deja de publicar estupideces, y busca de Dios.

Pastorbenivaru dijo...

Estoy de acuerdo contigo. El diezmo es una obligacion y la ley de obligacion fue clavada en la cruz porque nunca perfeccionó nada. Debemos ofrendar por amor, nunca por necesidad ni por obligación. Esta es la enseñanza del N. T.

Pastorbenivaru dijo...

Estoy de acuerdo contigo. El diezmo es una obligacion y la ley de obligacion fue clavada en la cruz porque nunca perfeccionó nada. Debemos ofrendar por amor, nunca por necesidad ni por obligación. Esta es la enseñanza del N. T.