domingo, 28 de febrero de 2010

Doctrinas de Hombres y no de Dios

Estimados:

Buenos días, que el Señor nos dé siempre entendimiento a su Palabra.

Hoy quiero hablar respecto a lo que se enseña en este mundo y lo que muchos están recibiendo como sana doctrina.

Sabemos bien que nuestro espíritu necesita ser alimentado con la verdadera comida espiritual para crecer con fuerza y buen cimiento. Para dar un ejemplo, nuestro cuerpo físico todos los días nos demanda alimento por medio del hambre que sentimos.

Todos los días necesitamos comer para saciar a nuestro cuerpo físico, esa es su naturaleza. A nadie le gustaría comer comida en mal estado, podrida, etc. Por ejemplo si alguno de nosotros fuere a comprar carne y entra a la carnicería y ve el aspecto de la mercadería en mal estado, con olor, les aseguro que damos media vuelta y nos retiramos, ¡es lógico!

Lo mismo ocurre con la comida espiritual, de ninguna manera podemos nutrirnos de una comida adulterada en mal estado, porque a la larga traerá sus consecuencias.

Y así como solo consigo la carne en una carnicería, porque no la encuentro en una verdulería, así tambien la sana doctrina solo se encuentra en la Palabra de Dios, la Biblia. Ni siquiera se encuentra la comida sana en un templo, en un hombre, en una denominación, ni en libros de hombres.

Quizás usted me pregunte; ¿por qué dices eso? si en mi "iglesia" yo recibo la palabra de Dios, si mi "pastor" me enseña la verdad, si los "libros" que leo me edifican grandemente.

Hermanos, si en aquellas cuatro paredes no se está predicando el evangelio tal cual es, sino un evangelio tergiversado, de nada sirve. Es por esta razón que digo que la verdadera comida espiritual se encuentra solo en la Biblia, porque aunque muchos la usan, ni todos la predican con verdad, sino que sin temor han adulterado el mensaje verdadero, ajustándolo a sus propias ideas y ambiciones.

Porque si hubiera un Pastor verdadero en medio de una calle al aire libre predicando la sana doctrina, entonces ahí todos los oyentes serán nutrido de la verdad.

Por eso digo que el principio de todo consiste como dice las escrituras en usar bien la Palabra de verdad, esto es fundamental para la edificación de una iglesia sólida en la fe.

Por eso estimados hermanos les digo, solo lean la Biblia, allí está todo lo que se necesita para crecer en la gracia de Dios.

Ahora quiero hablar continuando con el tema pero con las escrituras.

El pasaje que quiero que juntos leamos es el evangelio de (Juan 7: 14-18)

Al comienzo del capítulo 7 de Juan, se nos muestra la incredulidad de los propios hermanos del Señor y continuando vemos que Jesús sube a la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos, lo hace como en secreto, no abiertamente, entonces muchos preguntaban por él, también se generó un murmullo entre la multitud, porque algunos decían que era bueno y otros decían que engañaba al pueblo.

Pero de todo el capítulo, estos 5 versículos que he citado al inicio son los que me hicieron reflexionar y los que me llenaron de fe para hablar con ustedes, espero les sea de provecho.

Voy al primer versículo (Juan 7:14)

"Mas a la mitad de la fiesta subió Jesús al templo, y enseñaba".

El Señor Jesús sube a la mitad de la fiesta y enseñaba, ¿que enseñaba el Señor?

Por supuesto que enseñaba la sana doctrina, enseñaba el verdadero evangelio de Dios.

¿Qué recibían aquellas personas que los escuchaban? ¡recibían la verdadera comida espiritual!

Hoy muchos "enseñan" supuestamente el evangelio de Cristo, no quiero generalizar, pero son muy pocos los que verdaderamente lo hacen. Hoy miles y miles supuestamente son llenos de la sana doctrina, miles declaran que están bien nutridos y sólidos alimentándose del verdadero pan. Pero la gran verdad es que casi la mayoría de la masa que afirma ser cristianos están recibiendo una comida adulterada, falsa y en pésimo estado, que ya les está trayendo a muchos desde hace rato sus consecuencias destructivas.

Entonces la pregunta es; ¿qué se está enseñando? y ¿qué se está recibiendo?


Vamos al segundo versículo (Juan 7:15)

"Y se maravillaban los judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado?"

Mientras el Señor les enseñaba, muchos fueron sorprendidos al oírlo porque no entendían como un hombre sin estudios podía predicar con tanta sabiduría.

Ellos estaban acostumbrados a un sistema religioso en donde los más "estudiosos" eran los "líderes" del pueblo, entonces que aparezca alguien diferente les rompió el esquema. Como el Señor no era un "doctor de la ley" ni un escriba ni fariseo, era extraño que pudiese predicar, pues ¿de dónde sacaba tal sabiduría?

Hoy no es diferente, vemos "doctores en divinidad", "teólogos", "pastores llenos de títulos", etc,etc,. Solo basta entrar a las páginas de los predicadores de hoy y exhiben con una vanagloria terrible sus propios curriculum.

Te dicen que fueron preparados en el Center world cristian no sé de donde y el otro en el instituo internacional de españa y no se cuantas cosas más.

Hermanos en la iglesia del Señor no era así, sino miremos a los apóstoles que muchos de ellos eran del vulgo y sin letras. Hoy tenés que ser un "pastor" recibido con título para poder ser reconocido como tal. Por favor, la verdadera sabiduría viene de lo alto, por eso se ve hoy en día a tantos líderes reconocidos y llenos de títulos hablando cualquier cosa sin sentido y lo peor que muchos les creen y los aceptan, entonces comprendemos la pobre espiritualidad que hay en este cristianismo falso.

Al igual que en el pasado, hoy se han acostumbrado a un sistema religioso en dónde solo unos pocos "estudiosos" manejan las grandes masas tanto de pastores como de miembros. Porque estos arrastran bajo sus alas a muchos pastores de congregaciones más chicas que se han dejado engañar e impresionar por la popularidad y reconocimientos de aquel "ungido". Entonces cuando aparece un hermano que no es popular o que no tiene "estudio" en estos "institutos" lo hacen de menos y no lo escuchan.


Vamos al tercer versículo (Juan 7:16)

"Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió".

El Señor al entender lo que murmuraban acerca de él, les responde lo que muestra el versículo. Él dice que la doctrina no es suya sino del que lo envió, sabemos bien que el Señor estaba en condición de siervo y como tal nos deja aquí un ejemplo muy grande de como debe ser un verdadero siervo que lleva su Palabra. El Señor nos dijo que así como el Padre lo envió, él nos enviaba a nosotros de la misma manera.

Entonces si Jesús no habló otra cosa que no haya escuchado del Padre ni hizo nada que no haya visto hacer al Padre, ¿por qué hoy vemos que se dicen y hacen tantas cosas ajenas al evangelio verdadero?

Entonces la pregunta que surge es; ¿cuantos de los que enseñan hoy pueden decir "mi doctrina no es mía sino del Señor"? Contados con los dedos de la mano, pero estoy seguro que de los más populares que andan en este mundo no hay ni uno.

Por ejemplo los que enseñan la teología de la prosperidad, ¿pueden decir con conciencia tranquila que es doctrina de Dios? Claro que no, porque tal teología no existe en la Biblia.

Los que enseñan el "sacrificio" que consiste en dar todo el dinero que tienes y aun más para recibir de Dios la respuesta a tus deseos, sueños y peticiones; mi amigo Dios no es un bingo y quiero que entiendas que no somos merecedores de nada, solo del infierno y que lo único que debemos pedir es misericordia y su presencia. Estos engañadores ¿pueden decir es doctrina de Dios? Y los que oyen y creen en esta abominación no se dan cuenta que están esclavos de maldición. Estos hipócritas adulteran la Biblia sin temor para hacer fortuna con sus adeptos, le ponen un nombre a sus más herejías destructoras para que queden adornadas como verdaderas, por ejemplo "Campaña de Israel" "Santuario de los milagros" Hermano todo eso es de la ley y encima ni siquiera lo enseñan con verdad, nunca existió el sacrificio de dinero, o sea predican cosas de la ley y encima mienten en lo que predican, por lo menos dentro de lo malo si enseñaran con verdad la ley...., pero no pueden hacerlo porque no podrían sostener la gran mentira de sus doctrinas. Entonces el líder recibe de su vientre y del diablo la "visión" para dar al pueblo en cada campaña todos los años, obviamente en esta "visión" están agregadas las ideas carnales de ese hombre que no tienen nada que ver con Dios . Tú que está involucrado en esta farsa por favor lee la Biblia por vos mismo y tus ojos se abriran.

Y así podría citar un montón de "enseñanzas" que no son de Dios.


Vamos al Cuarto versículo (Juan 7:17)

"El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta".


Esto es directamente para usted que es miembro de una congregación. El Señor es claro, todo aquel que quiera hacer la voluntad de Dios conocerá si la doctrina que se habla es de los hombres o de Dios.

¿No dicen muchos que quieren hacer la voluntad de Dios? ¿por qué entonces vemos a tantos metidos de narices en falsas iglesias? La respuesta es "no quieren hacer la voluntad de Dios, sino la voluntad de la doctrina de hombres que reciben a diario.

Porque la voluntad de Dios nos dice que debemos arrepentirnos y dejar todo lo mundano para agradar a Dios, pero la voluntad de la doctrina de hombres dice "no seas legalista, duro contigo, se puede ser un cristiano carnal, vivimos en libertad"

Entonces aman la segunda voluntad y la siguen, por ende nunca van a discernir lo mortal que están ingiriendo, sino que se alegran en la mentira y van de mal en peor, engañando y siendo engañados.

La voluntad de Dios nos dice que no debemos poner la mira en las cosas terrenales, que debemos dar gracias a Dios siempre en todo momento, que debemos contentarnos con lo que tenemos, que debemos buscar el Reino en primer lugar y lo demas vendrá porque Dios cuida de nosotros. Pero la voluntad de la doctrina de hombres dice que "Dios nos quiere hacer millonarios, que Dios está para dar respuesta a todo lo que le pidamos, que Dios te quiere dar la mejor casa, el auto más caro, que debemos exigir a Dios que cumpla su palabra, que debemos ser hombres éxitosos.

Entonces aman la segunda voluntad, la creen y la siguen.

La voluntad de Dios nos dice que huyamos de toda mentira, de toda falsa doctrina, de todo falso cristiano y de todo falso profeta, para que su ira no nos alcance.

La doctrina de hombres dice "no importa donde te congregues, porque vas a buscar a Dios no a los hombres, por amor debemos aceptar la condición de las personas sin decirles que se arrepientan de sus pecados, hay que hacerlo despacio para que no se ofendan, no hay problemas en que estes rodiado de carnales y falsos cristianos, estas para convertirlos, Dios es amor de ninguna manera va a acontecer cosas malas"

Entonces aman la segunda voluntad, la creen y la siguen, por eso vemos a miles sentados en la butaca de esa sinagoga de satanás como si nada, hermanos, si no se pueden convertir ellos mismos, ¿podrán hacer que otros se arrepientan y se conviertan?

La ira de Dios ya está sobre todo aquel que no cree en el Hijo de Dios y no pienses que solo por decir creo o porque asistes a una congregación estás en lo correcto y eres un cristiano verdadero, porque puede que estes en lazo por una doctrina de hombres.

La doctrina de Dios nos dice que no somos justificados por las obras sino por la fe verdadera en Dios. La doctrina de los hombres enseñan a vanagloriarse de las obras como un fin para alcanzar salvación.

Aman la segunda voluntad y la siguen, por eso se ve a muchos que no paran de hacer cosas, van a los hospitales, a las cárceles, a las casas, hacen todo cuanto le pidan en su congregación y siempre están dispuestos a todo, pero se olvidaron de los más importante creer en Dios de verdad, todas esas obras son nada delante de Dios si no estás nutriéndote de la comida verdadera.

Al preso, ¿que le estás llevando? Si tu estás preso en corrupción ¿cómo puedes dar libertad al que está en la carcel? Si tu estás enfermo espiritualmente, ¿cómo puedes hablar de sanidad al que está en un hospital? Y si no puedes con tu propia vida ¿cómo puedes querer orientar a otros? Y si no puedes ver que el hombre que está en frente es un falso profeta que está dando una comida adulterada, ¿es fiable tu visión de las cosas de Dios?

Por eso te digo que las obras no sirven de nada si estás lleno de un evangelio adulterado, te esfuerzas tanto y estás con tus dos pies en el infierno, mejor pon tu esfuerzo para conocer la voluntad de Dios.

De que te sirve que te nombren líder de un grupo si estás en una gran mentira, todo lo que hagas será en vano, sino mira lo que dice el Señor Jesús.

"¡Ay de vosotros,escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros".(Mateo 23:15)

¿Entiendes porque te digo que no vale de nada todas las obras que hagas? Te puedes recorrer el mundo entero queriendo convertir a alguien, pero lo único que logras es convertirlo a una falsa religión y lo haces peor que vos. Si no estás en la verdad no tienes nada para dar, mucho menos el evangelio verdadero, los que te escuchan se van a convertir a la doctrina del hombre que te guía a vos.

Porque solo podemos dar lo que tenemos.


Vamos al Quinto versículo (Juan 7:18)

"El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia".

Todos los hombres que enseñan sus propias doctrinas solo buscan su propia gloria y está más que claro que esta palabra deja al desnudo a muchos predicadores de hoy.

Aman que les llamen el "ungido" escriben sus libros para que todo el mundo los reconozcan como grandes autores, yo solo conozco a un autor de la Fe, Jesucristo.

Dicen que Dios les da "nuevas visiones" para la iglesia de hoy, todo para que los hombres se maravillen y los tengan como intocables, por eso salen hablando cada barbaridad por todos lados para que la gente les aplauda.

Buscan crear miedo en sus adeptos, porque aman que ellos le glorifiquen.

Todos estos no son enviados por Dios, no predican la doctrina de Dios, sino las propias y por ende no pueden sujetarse a Dios, ellos son los responsables de que muchos anden caminando muertos en vida y de que muchas desgracias hayan alcanzado a miles de familias.

Ahora la pregunta es para usted, ¿a qué voluntad se está sujetando? ¿qué doctrina está recibiendo? ¿se está alimentando bien?

Y la pregunta más importante; ¿QUIERE USTED HACER LA VOLUNTAD DE DIOS?

No tengo dudas que el que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá siempre la procedencia de cualquier mensaje porque fiel es Dios para con los que quieren agradarle.

Como también estoy seguro que los que no quieran hacer la voluntad de Dios morirán en sus pecados y serán traspasados de muchos dolores y tribulación en este mundo.

Que Dios les bendiga!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

buenas y bendiciones. soy un joven , he escuchado comentarios de algunos lideres jovenes de mi iglesia que dicen que en la iglesia no hay BUENA DOCTRINA que ellos necesitan de esos pastores preparados y con grandes estudios en teologia. a que se refieren si todo lo que me enseñan es conforme a la palabra.estoy comenzando este camino y quisiera entender como saber si la iglesia se esta nutriendo bien espiritualmente de la palabra.

rosita alegre dijo...


m,graciasss, me interesa la sana doctrina,si es verdad lastiomosamente al pueblo de DIOS, no se les ta dando solido.y se esta predicando mucho la prosperidad , y mucho chiste barato la palabra de DIOS dice que los ultimo tiempos seran dificiles dis de guerra y de angustia cual nunca se haya visto pero que es necesario que esto ocurra poque seran señales antes del fin, ya no se predica la doctrina del arrepentimiento, que DIOS nos ayude a la luz de la palbra a entender sus propositos.bendiciones,